Nicolás Rodríguez

 

Acabó aterrizando en este sector por la voluntad del destino. Venía de distintos empleos, entre ellos repartidos de comida para mascotas.
Nicolás lo mismo cambia una bombilla como le da una vuelta de rosca al marketing de la empresa. Es el chico de las soluciones, el chico para todo.
Siempre puedes contar con él.
Tras dos carreras universitarias, un master y varios cursos dedica todo su tiempo a su familia y a hacer que esto funcione.
Con los pies en el suelo ha hecho de su experiencia vital el origen de su experiencia laboral.
En 2009, junto a Miguel, decidió plasmar esa forma de hacer medicina veterinaria en una familia llamada Animalfisio.